chabacano podría costarle el Oscar a
Milk. Hay que ser gay pero no tanto. La
era de la corrección política permite
despertar monstruos dormidos, pero
siempre y cuando haya somnífero a
mano. Las fotos se parecen a las que se
toman los modelos, pero no son. Las
fotos pueden parecer una promesa de
futuras tomas pornográficas o eróticas,
pero no son más que eso. Lo que
definitivamente no son son fotos de un
guionista de cine. Y por lo visto, lo que
no se admite es que alguien se corra del
rol establecido, sea cual fuere. Han
pasado treinta años sí, y muchas cosas,
pero no estamos en el paraíso.

En esa nota, Lance Black habla muy
poco de la película, pero rescata un
momento de la filmación. “Lo mejor
para mí fue cuando teníamos que hacer
la escena de la noche en la que la gente sale con velas a la calle. No teníamos plata
para pagar a los extras. Ver de pronto a 5000 personas vestidas con sus ropas de los ’
70 caminado en el frío y haciendolo gratis, me hizo sentir una profunda gratitud y a su
vez una sensación de que había toda una comunidad con nosotros.”

Sin duda ha pasado mucho desde los tiempos de Milk, pero aún quedan unos ropajes
de los setenta y de la época victoriana incluso, que no son de utilería. Por eso, se ven
tan lindas las fotos de Lance Black en la revista, tan suelto de cuerpo, tan suelto de
ropas.


Copyright © pagina12 & AMBIENTE MAGAZINE.   
Do not reproduce without citing these source.
.
.
Yo soy el niño aquel

Porque Lance Black, que nació
tan solo un año antes de que a
Milk lo asesinaran, supo muy
pronto, alrededor de los siete
años, que estaba condenado al
infierno. Empezaba a sentirse
atraído por los chicos y no por las
chicas y, definitivamente, no
podía cumplir con las estrictas
expectativas de su padre
mormón y de su madre recién
convertida, viviendo todos en la
inmensidad de un pueblito
situado en la más profunda de
las Américas. La infancia oscura
de Black disimulando y tratando
de demorar lo más posible el
momento de las brasas es fácil
de imaginar. También es fácil de
comprender el impacto que
tuvo en su temprana
adolescencia el haber visto un
documental donde Harvey Milk,
luego de haber triunfado en las elecciones en San Francisco, declaraba: “En algún
lugar, en Des Moines o en San Antonio, hay un chico escuchando esto, y ese chico
tiene dos posibilidades. O se viene a San Francisco o se queda peleando donde está”.

Lance Black creció ocultando sus deseos pero convencido de que él y nadie
más que él era ese chico del que hablaba Milk. El único, el único raro del pueblo. “Y
seguí pensándolo así cuando llegué a San Francisco y empecé a estudiar teatro y
empecé a conocer cada vez más sobre la vida de Milk, quien para entonces se había
convertido en una especie de padre sustituto para mí.”

El proyecto de esta película que primero pasó por la cabeza de Oliver Stone y que casi
pasa por la piel de Robin Williams terminó finalmente, “ahora que es tiempo”, en Gus
Van Sant, quien eligió el guión de Black justamente por el recorte que hace de la vida
de Milk. El guionista eligió deliberadamente concentrarse en los últimos años, el
momento en que llega a San Francisco y emprende su carrera política, la muerte y el
efecto que tiene en la gente le ganaron a la juventud de Milk, los proyectos previos, sus
amores y sus desamores.

Un guionista demasiado desnudo

En plena semana de estrenos, la revista Vogue Hommes International invita a Gus Van
Sant para una producción glamorosa y espectacular, quieren tomarle unas fotos. Pero
el director responde con la loca idea de no ser él la figura esta vez, prefiere darle el
lugar a una joven promesa, su guionista. El único guionista y mormón que ha
trabajado para la HBO haciendo guiones con temática homosexual. Sin dudas, como
se puede apreciar en las fotos que él mismo le tomó, el chico no merece permanecer
en las sombras. Y en la nota el texto tiene letra grande, ocupa pocas páginas, muy
poco diálogo, ya que lo más impactante aquí son las imágenes. Black, el rubio,
aparece en varias situaciones bastante típicas: algo bucólico, saliendo del agua, en un
paisaje, en su casa de entrecasa, serio mientras sostiene entre sus manos una foto
de Harvey Milk, el verdadero, ningún Sean Penn. Este simpático modo de presentar a
un escritor ha significado para algunos un paso en falso. Tanto es así que
inmediatamente las fotos en cuestión fueron escaneadas y subidas a Internet para
disfrute de los nuevos admiradores y tormento de quienes advierten que este gesto
www.ambiente.us  MARCH | MARZO 2009

El hombre detrás de Harvey Milk

El joven y apuesto guionista de Milk, Lance Black, se prestó con gracia y no mucho
más a una sesión de fotos bajo la mirada del director del film, Gus Van Sant, para la
revista Vogue Hommes International. Mientras muchos quedaron admirados por la
conjunción de inteligencia y belleza, otros advierten que “tanta exposición” podría
hacerle mucho mal a la recaudación de la película y a sus chances de llevarse el
Oscar.

Un martir gay

Todos los políticos americanos, luego de Kennedy, luego de Lincoln, fantasean con la
escena del asesinato, cuanto más demócratas aún más vívida la sangría. Y si en la
agenda política (y de contactos) figuran minorías, los fantasmas de Martin Luther King y
Malcolm X duplican la probabilidad. Por eso, la frase hoy célebre de uno de los
primeros políticos abiertamente gays de la historia norteamericana, Harvey Milk, “Si la
bala me llega al cerebro, dejen que la bala abra las puertas de todos los closet”, no es
premonitoria ni tan solo romántica. Su latiguillo recogido por varios amigos, “¡no creo
que me dejen llegar a los 50!” forma parte de esa concepción tan ridícula como
universal de que cuando hay martirio, todo vale doble. Y así fue.

Las frases brillantes de Harvey Milk, tanto las de su testamento como las de sus
discursos, ampliadas por la bala que efectivamente entró en el cráneo en el año 1978,
cuando apenas tenía 38 años, consiguieron rescatar a algunas almas del infierno.
Entre ellas, la del joven, norteamericano también y súper buen mozo, Lane Black,
quien a tres décadas del asesinato de Milk se convierte en el guionista de la película
que lleva su nombre, que dirige Gus Van Sant, protagoniza Sean Penn y que se acaba
de estrenar en estas tierras.
.
.
.





Fresh-Squeezed Paradise
MIAMI RIVER INN
miamiriverinn.com



.

LGBT/Latino/Hispanic Civil
Rights
unitycoalition.org
.





IMAGEWEBDESIGN
herbsosa.com
.





70's Inspired Purses
GLOSSgear.com
.







AMBIENTE
ONLINE STORE
.






CLICK to SHOP
Love and pride Jewelry



.

People for the
Ethical Treatment
of Animals
.
.