ambiente.us

14 cosas que me faltan para ser un gay deseado por el mercado
Por Lucas Fauno Gutiérrez





































El periodista LGBT Lucas Gutiérrez decidió hacer una investigación para descubrir en qué cosas debería invertir para
ser parte del olimpo de varones homosexuales tan deseados en las apps de contactos.

El capitalismo es una hermosa fuerza que todo lo copta. Y la diversidad sexual no es la excepción. Yo cómo varón
homosexual de la casi extinta clase media, veo cómo los estándares del ser gay me excluyen. No tengo un buen
cuerpo, me visto como gusto, no viajo tanto, etc.

Es por esto que decidí hacer una investigación de en qué cosas debería invertir para ser parte del Olimpo de varones homosexuales tan
deseados en las Apps de contactos.

1. Sin músculos no hay paraíso
El mercado de la carne vende. Las fotos en Instagram con músculos tienen la misma o más cantidad de likes que las de gatitos, y
como si me disfrazo de gatito quedaré en ridículo, me toca averiguar cómo obtener masa muscular.Lo cierto es que no tengo fuerza de
voluntad y odio los gimnasios, así que consulto la posibilidad de pertenecer a esas hermandades del deporte y la camaradería que me
aterran: Cross Fit. Entonces por $1000 (pesos argentinos*) mensuales puedo unirme a esto de que te den una pesa y te envíen a correr
por las veredas de la ciudad. Tentador #not. Además me ofrecen por $300 un plan alimentario y más adelante me asesorarán acerca de
los suplementos que me podrían ayudar a fortalecer la masa muscular. Las palabras ‘futuro’ y ‘deporte’ no se conjugan muy bien en la
vida de alguien que jamás superó su segundo mes de gimnasio. Pero le consulto a un amigo que tiene la espalda de un ropero y unos
abdominales perfectos cuánto me costarían algunos suplementos para aumentar mi masa. Cinco kgs de proteínas valen
aproximadamente $3400.

Solución: Usar las pesas que hay acá en casa y todos los días ejercitar un poco.

Spoiler: Hice ejercicio un sólo día, 15 minutos y creo que me rompí algo interno.

* todas las cantidades de dinero en este post son de pesos argentinos.

2. Tatuajes de mandalas, figuras geométricas y letras orientales
Otro ítem que acumula muchos likes son los tatuajes. Si bien tengo ocho, ninguno encaja con la espiritualidad zen del varón gay Adonis
que prefiere los mandalas, dragones, pétalos y figuras geométricas. Dependiendo del modelo, para poder lucir mi brazo flaco lleno de
tatuajes, tengo que calcular unos $3000 por sesión, y en varias sesiones. Evitemos pensar en el miedo que le tengo a las agujas
porque de todos modos quiero tatuarme, ahora es tiempo de elegir lo que me posicione mejor en la vidriera de la cosificación queer,
¿no?

Solución: una amiga está perfeccionándose en el arte de tatuar y me dijo que por un vino me tatúa un unicornio en la nalga. HECHO.
Ahora tengo un marinero con el pene erecto en la pierna, un caballo con cuerno en la parte trasera y un PUTO en la ingle. La palabra
PUTO define mejor mi estilo de vida que GAY.

3. Cabello
Mi frente va avanzando en cuanto a terreno ganado en mi cara, es decir: me estoy quedando pelado. Hace tiempo que me corto el pelo y
la barba yo mismo o con ayuda de algún amigo. Pero hace un tiempo las barberías de diseño ofrecen servicios interesantes.La ciudad
está llena de salones súper agradables y divertidos, con propuestas clásicas, vintage y experiencias. Pero claro, si quiero acceder a la
imagen del macho masculino que en las redes de contacto pide ‘masc x masc’ (masculino por masculino) debería dejar de ir a mis
lugares favoritos y visitar los espacios llenos de testosterona.Los precios rondan los $300 entre corte y productos de belleza. Mucho
más caro que mi salón habitual y muchísimo más caro que yo con una tijera. Mientras tanto Facebook me sugiere tratamientos
capilares y hasta implantes de barba, sí, porque los lampiños también pueden aspirar al podio hipster. No pienso ni consultar los
precios.

Solución: Seguir yendo a los espacios que me reciben amorosamente y transitar mi camino hacia la calvicie con total dignidad.

4. Depilación: porque si me falta pelo en la cabeza parece que me estaría sobrando en el culo y el pecho
Los pelos deben ir donde corresponde. Barba, pecho y peinado de diseño. Y a veces ni siquiera en el pecho, todo dependerá de la tribu
a la que querramos pertenecer. Así que es hora de inmolarse en la terrorífica práctica de la depilación. Afeitarse en algunas zonas hará
que luego crezcan vellos furiosos que atacan la piel ajena: #NOT.
Las sesiones de tira de cola cuestan $400. Y esta vez me duele más la idea de que me arranquen los pelos a que tener que pagar por
ello.

Solución: Intenté depilarme pero no… así que si me querés quereme piloso en las zonas que la moda rechaza.

5. Estar en todas las Apps de contactos
Basta meterse en las apps de contactos para perder las ganas de vivir en este planeta. Pero a veces pareciera que si no estás ahí
registrado te vas a morir casto y solo. Ahí se pueden leer frases cómo: “no gordos”. La gordofobia en el mundo gay es muy grande, y
cuando leemos estas presentaciones y requisitos de búsqueda se pone en evidencia esta violencia.Yo peco de no alcanzar la masa
física del “macho musculoso” y quienes se desbordan de ese ideal, también son condenados. Es decir, todo lo que no alcanza y/o se
pasa del cuerpo ideal es rechazado por los cuerpos “perfectos”. Si quisiéramos lograr esos estándares habría que someterse a dietas,
ejercicio y a esto debemos sumarle la carga de estrés de pensar que uno está mal. Paso, dame amor, chocolate y Netflix.

Solución: eliminar de Grindr y de mi vida a las personas que dicen ‘no gordos’ y evitar a los que dicen ‘solo musculosos’. Si tu prioridad
es la imagen, vos no sos mi prioridad.

6. Seducir con el ano
El whitewashing ya me llegó hasta el culo. Literal. Parece ser que las nalgas ensombrecidas son un pecado para este mundo basado
en actores porno de cuerpos impecables. Hay algunos centros estéticos que hacen estos tratamientos de blanqueamiento de la piel
del ano pero me da pudor y claro, no tengo plata. Averiguo por MercadoLibre y encuentro una crema que cumple esta función por $500.
También sirve para codos y otras partes del cuerpo, UNA GANGA. Otro tema que jamás pensé que me iba a preocupar es la morfología
de mi ano. Bueno, un comentario de un amante ocasional me llevó a googlear: anoplastia. Aparentemente nalgas adentro no soy lo
estético que debe ser un gay. #TMI.Si bien esta intervención suele realizarse por temas de salud, también se puede hacer por estética.
¿Sabían que si se paran en una silla frente a un espejo e intentan mirar si necesitan una anoplastia pueden caerse de la silla y hacer
un papelón?, bueno, están avisados.

Solución: en serio, no googléen anoplastia.

7. Si quiero likes y amor necesito un perro mutante con problemas respiratorios
Parece que la gata negra con la que comparto departamento no es TAN cool como uno de esos nuevos perros modificados
genéticamente. Mi gata no se tomaría muy bien este comentario.Si quisiera poder pasear con otro macho musculoso con ropa a punto
de estallar por nuestra musculatura, debo conseguir un perro de estos. Los precios oscilan los $15000. Para este momento mi gata
conviviente y yo no sabemos si reír o si llorar.

Solución: Ya no importa a qué nivel de vida quieras aspirar, evitemos comprar animales habiendo tantos perros y gatos esperando ser
adoptados para formar una familia con vos.

8. Comida hecha por elfos y bebida extraída de un manantial dónde beben los unicornios. (Gracias… prefiero un choripan)
Alimentarse bien es algo que todos deberíamos hacer, pero no sé en qué momento sucedió que un par de hojas de lechuga y rúcula se
convirtieron en “un fino colchón de hojas verdes”.Quienes padecemos observando vidas ajenas en Instagram hemos descubierto que
la comida para mortales es la más sabrosa pero que no es nada elegante. En cambio, hay todo un mercado ‘green’ y lleno de
ingredientes impronunciables que ayudará a que nuestra imagen mejore. No solo física sino redsocialmente.

Solución: espero sepan disculpar mi peronismo, pero encontré un lugar dónde hacen choripanes gourmet. Yo ya no necesito nada más.

9. Book de fotos: mucho blanco y negro, campera de cuero y cara de anuario
Yo, como egresado de la ‘Derek Zoolander University’ he comprobado en (delgada) carne propia que las duck face son muy 2010. Hay
quienes encontraron la oportunidad y ofrecen hacer books fotográficos a través de sus perfiles de Grindr y demás App. Personalmente
la mayoría de estas fotos me resultan muy artificiales, poses armadas y personas que parece que estarían conteniendo la respiración
desde 1999. Además, debería invertir aproximadamente $1500.

Solución: amiga fotógrafa que no se horroriza viéndome desnudo me ayuda tomándome algunas fotos y listo, estoy en carrera… (no se
bien para qué, pero lo estoy).

10. Fotos de perfil con cara sexy en algún monumento del mundo
¡¡¡SOSTÉN LA TORRE DE PISA POR EL AMOR DE DIOOOOOR!!!, sin esa foto tus perfiles de contactos no resultarán atractivos para
nadie. Es OOOOBVIO que una foto con Torre de Pisa puede hacer MATCH con una de foto de Torre Eiffel.MOMENTO, ¿cómo que no
asistirás al Festival de música electrónica y cuerpos perfectos en una de las mecas del turismo LGBT? ¿En serio no irás a encerrarte a
un complejo o buque lleno de hombres aceitados celebrando el orgullo gay? Ni L, ni B, ni T, ni Q, bienvenidos al imperio de la G.Sigo
sin comprender qué puede interesarme tu foto en la torre Eiffel en una aplicación de contactos. ¿Qué puede interesarme tu atardecer en
Roma al momento de tener sexo?Bueno, parece que los viajes ostentosos son parte del ser gay. Que si no gastas en pañales puedes
usar ese dinero en viajar recorriendo el mundo. Aclaro lo de los pañales porque si tienes un Sugar Daddy muy adulto él se los paga
solos.

Solución: evitar ponerle PRIDE, ni orgullo a cualquier evento comercial que de diverso, inclusivo y activista no tiene nada. Porque
vamos… a ver si dejan entrar a esas bacanales a una chica trans a menos que sea la animadora.

11. También necesitaría poder pegar un salto por el aire y ser Sailor Moon para aparecer con un look despampanante. Pero no
Hace mucho que salí del closet. Tanto que mi ropa es de ese mismo año.Hace poco un amigo me llevó a un bar dónde la fauna gay
exhibe sus mejores outfits. Era una especie de reunión de pavos reales con sus mejores galas desplegadas. Y claro, también estaba
yo.Me quedé mirando y pensando que quizás una vez podía aparecerme con algún look novedoso. El problema es que si me vuelvo
habitué me sentiría Marge reciclando su vestido Chanel. ¿Cuántas veces puedo combinar la única ropa elegante que tengo?, pocas.
Comprar ropa no está entre mis prioridades ni a mi alcance. ¿Cuándo invertiremos más en libros que en ro*lo linchan por nerd*…

Solución: Frecuentar otro tipo de lugares donde haya gente menos cercana a Dios o ir a estos espacios tan top, emborracharme y que
no me importe ABSOLUTAMENTE NADA.

12. Indispensable: todo lo que sea Wi Fi y High Tech
Entre las aplicaciones de botox y todos los elementos tecnológicos que cargan, algunas personas tienen menos partes humanas que
Darth Vader. Quizás yo sea demasiado marginal, pero a veces entro a sus casas y me siento como en ‘The Jetsons’. Todos los
dispositivos del hogar y los que tienen en sus cuerpos están conectados.

Solución: decir que soy vintage y old school.

13. Actitud masculino x masculino = busco discreto
La primera vez que leí ‘discreto’ en las apps de contactos pensé que eran una especie de logia con un montón de secretos que harían
peligrar el orden heteronomativo mundial. Pero no, parece que cuando dicen ‘discreto’ se refieren que si vamos por la calle: no se nos
note.Cero plumas, masculino por masculino (masc x masc), no maricas, o sea… acá lo importante es que en la calle no se nos note la
homosexualidad. Y si se nota, que sea una homosexualidad elegante, graciosa, que haga reír a las amigas top, que vista bien y tenga
un nivel socioeconómico alto.

Solución: expresar nuestra sexualidad como nos plazca.

14. No ser TAAAAAAN activista
Pareciera que un activismo que incluye filtros de banderas multicolor en mi foto de perfil y compartir algún artículo sobre el tema LGBT
en nuestro muro, está bien. Ahora, si nos ponemos militantes y empezamos a exigir que además de la ley de matrimonio igualitario se
cumplan derechos trans, si además exigimos la erradicación del patriarcado, si en vez de ‘nosotros’ decimos ‘nosotrxs’, parece que
eso ya es demasiado.Algo que no comprendo: si me pongo activo en mis protestas me rechazan, y si me pongo pasivo en mi rol de
Grindr… TAMBIÉN. No, no los comprendo, ¿sólo versátiles?

Solución: luchar por tus derechos y por los de TODAS las letras de la sigla LGTBIQ. Siempre y no sólo en tus redes sociales.

Conclusión: ORGULLO NO ES DISCRIMINAR.

Al parecer mi personalidad no encaja en todo eso que el mercado espera del “gay”. No soy el target de las grandes marcas ni el modelo
que representan las series y películas.Cuando hablamos de orgullo hablamos de luchar por los derechos de todas y todos. Hablamos
de incluir, aceptar y celebrar, no de discriminar. Y menos aún, de discriminarnos entre pares.A veces amparados por cánones de
“belleza” vemos muchas agresiones dentro del colectivo de varones gays. A veces los PRIDE parecen ser solo para un público elegido.
El orgullo es para todos, todas y todxs. Es una respuesta política para muchos, y no la fiesta de unos pocos.









Copyright 2017 ©   AMBIENTE MAGAZINE.  
Do not reproduce without citing this source.
Gracias|Thank
You                    Celebrating 6
Years of
.


LGBT
Latino|Hispanic
Civil Right
s
unitycoalition.org
.





AMBIENTE
ONLINE STORE
Gracias|Thank You                    
SEPTEMBER | 2017