www.ambiente.us  APRIL / ABRIL 2007

Coping with the Death of a Loved One

By Herb Sosa

For many of us one of the things we will ever have to do is to say goodbye to a partner, friend or relative who
dies.  I have had more than my share of this experience, having lost dozens of my closest friends and peers
in the 80’s –many to AIDS.  Most recently I lost my maternal grandmother Raquel to a long battle of
heart failure, her body wearing down and simply, age.  However we experience it, grief is the most normal,
most appropriate response to loss. In an odd way, grief is actually helpful to the human spirit.  Grief makes
us notice that something that was important to us is now gone.

There are many levels and stages to grieving.  One of the things that helped me and my sister was to write a
few words to her and to share them with persons coming to honor her at her services.
This is what we wrote:


Raquel Alicia Amable  1923-2007

We wish to THANK EVERYONE from the bottom of our hearts for the
wonderful words of kindness, inspiration and friendship you have
shown our family since the passing of our beloved mother & maternal
grandmother, Raquel Alicia Gonzalez-Amable, on March 13th.

Raquel, or Mima to us and many others, was a truly dynamic woman…
with political leadership in her veins since her teens in Cuba; a spirit
of entrepreneurship that inspired her children, grandchildren and now
great-grandchildren; her unique style of motherhood and sharing that
extended far beyond her own three kids; a passion for world traveling,
exploring and learning something new everyday that inspired most
she came in touch with throughout her life.

We will miss the way she cooked every dish different each time, but
always ended up tasting just amazing.  We will miss how she taught
us to sew, be a mother & father and never think you can’t try something new. How she taught us to have
faith in unconventional ways. She taught us how to tell a dirty joke with elegance. She showed us how to
wrap all the Christmas presents in under 15 minutes on the 24th and gave us a new appreciation for
Austria (her favorite place to visit) and all things BLUE.  She was one our true idols and will miss her very
much.

She lived life to its fullest, never knew the meaning of the word NO, and went on like an angel who briefly
graced us with her love & presence.

As a good friend wrote us today… “It is so difficult to find words at times like these, words that can
console your soul, your being. The only thing that will appease those feelings is the knowledge that she has
passed to a much better place, a place of happiness, no worries, and no pain...and the hope that someday
you will be together again.  Only her physical presence is gone, but now in spirit, she'll be able to spread her
wings so vastly and illimitably be with you wherever you go.â€�    We will miss you so much, Herb & Deanna


The Grieving Process
There are four stages of grief that occur during the grieving process. They will vary in intensity.

1. Shock and numbness: Distress and anger, impaired judgment and concentration and feelings of panic
are typical of this stage.

2. Yearning and searching: Feelings of restlessness, impatience and uncertainty occur at this stage.

3. Disorientation and disorganization: Feelings of depression and guilt surface. The person may lose their
appetite, sleep poorly and have a lack of interest in doing anything.

4. Resolution and reorganization: This stage is marked by feelings of being more in control, with more
energy to cope and make effective decisions.

As a caregiver, there are small ways you can nurture yourself during low spots. You can ask for help from a
trusted friend or relative. You can acknowledge that what you’re doing would be a hard thing for most
people. Remember it’s normal to feel overwhelmed at times.

You can also find ways to express your feelings. Ignoring feelings just increases their power to come out at
times when you may be less able to deal with them. Try to set time aside to focus on your feelings by
writing, talking to yourself or just thinking.

Each person has a unique way of coping with loss. The important thing to remember is to grieve in the way
that honors who you are.

Planning Ahead for Death-Related Decisions
Most of us have known families who were shocked by an unexpected death. Their grief was compounded by
the many decisions that had to be made. There are many benefits to talking to your loved ones about death-
related decisions. Knowing what a loved one prefers is very comforting. If you know that there is a letter of
instructions, you can rest more easily if you are responsible for making arrangements after a death.
If you are planning ahead for yourself or want to help another family member plan, you will want to begin
gathering information about a number of issues. Since 1984, the Federal Trade Commission’s Funeral
Rule requires funeral providers to give price information over the phone, and to give you a written general
price list (upon request) of individual goods and services. The price list must include accurate information
about state law and important rights concerning embalming, cash advance sales, caskets for cremation,
required purchases and preservation claims.

Decisions about Funeral or Memorial Services
Traditional Funerals: A funeral is an organized service in response to death. It involves certain rites or
ceremonies with the body present. Mourners commemorate the life that has been lived and that death has
occurred. Funeral customs are rooted in religious or ethnic traditions, community practices and family
preference. You may select from many options, such as:

• Transportation (body to the funeral home; body and flowers to service and burial site; family to service,
to burial, return home; extra cars).
• Preparation of body (embalming, cosmetology and funeral clothing).
• Receptacles (cloth-covered or plain containers; wood, fiberglass or metal caskets; and vaults and other
outer enclosures).
• Use of funeral home (visiting hours and funeral service).
• Service (minister/other officiator; organist and custodian).
• Other (director’s professional services, obituary notice in newspaper, death certificate, flowers for
casket).
Alternatives to Funeral Services: Memorial services involve rites or ceremonies to commemorate a life
without the body present. Other services or commemoration may be adapted to specific circumstances.
Direct disposition of the body can be arranged without any services or ceremonies. The body can be taken
directly from the place of death to the cemetery or crematory.

Decisions about Cost and Payment Options

Planning ahead for funeral costs can be done at four different levels.
1. Pre-planning means obtaining information, considering options and discussing preferences with family
members.

2. Pre-arranging means spelling out in detail the decisions reached in the pre-planning process. A written
list of requests or instructions should be given to appropriate persons or stored where it can be found
quickly when needed

3. Pre-financing means keeping control of special funds to defray the eventual costs of a prearranged
funeral or other service. A reliable financial adviser can help you decide whether this is a good idea, and, if
so, which kind of financing is best for you.

4. Pre-paying means paying and giving up control of funds in exchange for an agreement to provide
specified death-related services.

Legal and Financial Procedures to Prepare For
Following a death, a great deal of paperwork is involved in filing for various benefits and finalizing the estate.
Copies of the death certificate must be given to many offices and agencies. Certified copies can be
purchased from the funeral director or from the county health department. Most families need 10 to 12
copies.

Planning ahead for the legal and financial procedures that follow death and storing the papers safely in an
easy-to-find location is extremely important. Be sure that original documents are safe from fire or vandalism.
Give copies of the originals, and information about the location of the originals, to people selected to deal
with the various after-death arrangements. The important papers may include

• letters of instruction;
• will;
• list of insurance policies, numbers and key information, as well as the insurance policies themselves;
• Social Security number;
• veteran’s discharge papers;
• employment information;
• marriage certificate;
• birth certificate;
• financial records.
Insurance Policies: Try to gather all the details of insurance plans in one easy-to-check place. These may
include life insurance, mortgage or loan insurance, accident insurance, auto insurance, credit card
insurance, and employer-provided insurance, such as health and disability insurance. Claims can usually
be paid quickly, and should be filed right away if finances are an immediate concern.

Social Security: If you are covered by Social Security, your survivors may be eligible to receive a death benefit
check to be applied to burial expenses. Survivor’s benefits may also be available for the widowed or
disabled spouse or dependent children. In applying for Social Security, they will need birth, death and
marriage certificates, Social Security numbers and copies of the most recent federal income tax return.

Veteran’s Benefits: A lump sum payment for burial expenses is available for some veterans, along with
a payment toward the purchase of a plot in a private cemetery. Veterans are also eligible for a headstone or
grave marker without charge. Funeral directors need to be told when the deceased is a veteran, and will
assist in applying for these benefits.

Employee Benefits: Instructions about contacting the employer about possible survivor benefits are needed.
Life, health or accident insurance may yield payments. A final paycheck for vacation or sick leave may be
due. If one has already retired at the time of death, the former employer needs to be contacted regarding the
details of the survivor’s benefits under the pension plan.
Property Considerations: Having a will that clearly spells out the distribution of both real and personal
property ensures that the deceased’s wishes will be honored. It also eliminates lengthy and costly legal
proceedings.

Summary
One of the most thoughtful gifts we can give our loved ones is to plan our own after-death arrangements. By
facing the certainty of death while we are still young and in good health, we can spare our families
unnecessary stress when death occurs. These plans can also lessen the possibility that our family will run
up an enormous debt from decisions they make while they are in the grieving process.
Coping with Death Information provided by Louise Franck Cyr, Extension community development
specialist, University of Maine Cooperative Extension
Copyright © AMBIENTE MAGAZINE.   Do not reproduce without citing this source.



AMBIENTE
www.ambientes.us  APRIL / ABRIL 2007

La Muerte y Y Perder Un Ser Querido
Por Herb Sosa

Para muchos de nosotros una de las cosas que tendremos que siempre hacer es decirle adiós a un
socio, a un amigo o a un pariente que muera. He tenido más que mi parte de esta experiencia, perdiendo
a docenas de mis amigos y pares más cercanos en los años 80 - muchos al SIDA. Más recientemente
perdi a mi abuela maternal Raquel a una batalla larga de un corazon debil y enfermiso, su cuerpo que y no
podia mas, y simplemente la edad.

Sin embargo la perdida y sus sentimientos asociados son muy normales, y la respuesta apropiada a la
pérdida. La pena nos hace el aviso a que ahora se va algo que era importante para nosotros.
Hay muchos niveles y etapas a afligirse. Uno de las cosas que me ayudaron y de mi hermana era escribir
algunas palabras a ella y compartirlas con las personas que venían honrarla en los servicios fúnebres.
Esto es lo que escribimos:

Raquel Alicia Amable 1923-2007

Deseamos AGRADECERLES A CADA UNO del fondo de nuestros corazónes por las palabras
maravillosas, de la amabilidad, de la inspiración y de la amistad que han demostrado a nuestra familia
desde el pasar de nuestra madre querida y abuela maternal, Raquel Alicia Gonzalez-Amable, el 13 de
marzo.

Raquel, ó Mima para nosotros y a muchos otros, era una mujer verdaderamente dinámica… con la
inspiración política en sus venas desde su adolescencia en Cuba; un espíritu emprendedor para los
negocios que inspiró a sus hijos, nietos y ahora a los gran-nietos; su estilo único de la maternidad y de
compartir con todos, más allá de sus propios tres hijos; una pasión para el mundo de viaje, explorando y
aprendiendo algo nuevo todos los dias que inspiraba a la mayoría que vino en contacto con ella a través
de su vida. Extrañaremos la manera que ella cocinaba cada plato diferente cada vez, pero siempre
deliciosos. Extrañaremos cómo ella nos enseñó a coser, Fue madre y un padre y nunca nos dejo
pensar que no podiamos intentar algo nuevo. Cómo ella nos enseñó a tener fe de maneras poco
convencionales. Ella nos enseñó cómo contar una broma sucia con elegancia. Ella nos demostró
cómo envolver todos los regalos de Navidad en menos de 15 minutos todos los 24 de diciembre y nos dio
un nuevo aprecio para Austria (su lugar preferido para visitar) y todas cosas AZULES. Ella era uno de
nuestros ídolos verdaderos y la extrañaremos mucho. Ella vivió vida llena y linda, nunca sabía el
significado de la palabra NO, y se nos fue como un ángel que brevemente nos dio su amor, sabeduria y
presencia.

Como una buena amiga nos escribió hoy… “Es tan difícil encontrar palabras en momentos como
éstos, las palabras que pueden consolar tu alma, tu ser. La única cosa que apaciguirá esas
sensaciones es el conocimiento que ella ha pasado a un lugar mucho mejor, un lugar de la felicidad,
ningúna preocupacion y ningún dolor… y la esperanza que algún día estaremos  juntos otra vez.  
Solamente su presencia física desaparecio, pero no su espirito.  Ella podrá estar con Uds.
Ilimitablemente, donde quiera que vayan.â€�         Te exrañaremos mucho, Herb y Deanna

Si has perdido a un ser querido, es posible que estés sintiendo distintas emociones. Es probable que
estés triste, preocupado o asustado. Tal vez no estés preparado, estés impresionado o confundido.
Puedes sentirte enojado, engañado, aliviado, culpable, exhausto o simplemente vacío. Tus emociones
pueden ser más intensas o más profundas que lo habitual, o estar entremezcladas de una manera que
nunca habías experimentado.

También habrás notado que tu pérdida está afectando tus pensamientos y tu comportamiento. Si
estás afligido, es posible que te cueste concentrarte, dormir, comer o sentir interés por las cosas que
solías disfrutar. Quizás intentes actuar como si estuvieras bien (aun cuando no lo estés), porque
deseas ser fuerte frente a otra persona. Y es posible que te preguntes si alguna vez superarás la
pérdida de alguien que significa tanto para ti.

Todas estas emociones son reacciones naturales frente a la muerte de un ser querido. Son parte del
proceso de duelo.

¿Qué es el duelo?
El duelo es la aflicción que siente la gente cuando sufre la pérdida de un ser querido. Existen muchos
tipos de pérdidas y no todas se relacionan con la muerte. Una persona también puede hacer duelo tras
la ruptura de una relación íntima o después de que uno de los padres se va del hogar.
El duelo es una reacción natural frente a la pérdida de alguien importante. El duelo también es el
nombre del proceso de recuperacion que una persona atraviesa después de la muerte de un ser
querido. El proceso de duelo lleva tiempo y el alivio suele aparecer en forma gradual.
Si bien todos experimentamos dolor cuando perdemos a una persona, el duelo afecta a las personas de
distintas maneras. La manera en que te afecte depende, en parte, de tu situación y de tu relación con la
persona que falleció.

Las circunstancias en las que muere una persona pueden influir en los sentimientos del duelo. Por
ejemplo, si una persona estuvo enferma mucho tiempo o era muy vieja, es probable que esperaras su
muerte. Aunque no necesariamente esto haga que sea más fácil aceptarlo (y el sentimiento de duelo
estará presente de todos modos), algunas personas descubren que saber que alguien va a morir les da
tiempo para prepararse. Y si un ser querido sufre mucho antes de morir, las personas pueden incluso
tener una sensación de alivio cuando llega la muerte. Si la persona que falleció era muy joven, por el
contrario, es posible que tengas una sensación de que es terriblemente injusto.
Pero perder a alguien repentinamente puede ser muy traumático, sin importar la edad de la persona. Tal
vez alguien a quien conoces murió inesperadamente; como resultado de un acto de violencia o de un
accidente de automóvil, por ejemplo. Puede llevar mucho tiempo superar una pérdida repentina, porque
quizá sientas que el acontecimiento y los intensos sentimientos que lo acompañan te tomaron
desprevenido.

Perder a alguien porque cometió un suicidio puede ser especialmente difícil de enfrentar. La gente que
pierde amigos o familiares por un suicidio puede experimentar un profundo sentimiento de
desesperación o tristeza, porque se siente incapaz de comprender qué pudo haberlo llevado a tomar
una medida tan extrema. Incluso pueden sentir enojo contra esa persona: una emoción totalmente
normal. O pueden sentirse culpables y preguntarse si podrían haber hecho algo para evitar el suicidio. En
algunos casos, después de una pérdida traumática, una persona puede deprimirse y necesitar ayuda
especial para aliviarse.

Si perdiste a un familiar cercano, como un padre, un hermano o una hermana, es posible que sientas que
te robaron el tiempo que deseabas pasar con esa persona. También puede ser difícil expresar tu
propia aflicción cuando los demás miembros de tu familia también están afligidos. Algunas personas
pueden esconder su propia aflicción o evitar hablar de la persona que falleció, porque tienen miedo de
entristecer a un padre o a otro miembro de la familia.

El duelo puede hacer que algunas personas se sientan culpables sin motivo alguno. Dependiendo de las
circunstancias, algunas personas pueden preguntarse si algo que hicieron (o dejaron de hacer) causó la
muerte de esa persona. Otros pueden pensar que si hubieran sido mejores personas, tal vez su ser
querido no habría muerto. Estas cosas no son ciertas, por supuesto, pero a veces estos sentimientos y
estas ideas son una manera de intentar darle sentido a algo que es difícil de comprender.
Todos estos sentimientos y reacciones son normales. Pero ¿qué puede hacer una persona para
superarlos? ¿Cuánto dura el duelo? ¿Alguna vez todo volverá a la normalidad? ¿Y cómo vas a seguir
adelante sin la persona que falleció?

Enfrentar el duelo
El proceso de duelo es muy personal e individual; cada persona lo atraviesa de manera diferente. Algunas
personas buscan el apoyo de otras y encuentran alivio en los buenos recuerdos. Otras tratan de
mantenerse ocupadas para alejar su mente de la pérdida. Algunas personas se deprimen y se alejan de
sus amigos, o evitan los lugares o situaciones que les recuerdan a la persona fallecida. Así como la
gente siente el duelo de muchas maneras diferentes, también lo maneja de manera diferente.
A algunas personas, las puede ayudar hablar con otros de su pérdida. Algunas lo hacen natural y
fácilmente con amigos y familiares; otras hablan con un terapeuta profesional. Algunas personas pueden
no sentir ganas de hablar mucho del tema, porque les cuesta encontrar palabras para expresar una
emoción tan profunda y personal, o se preguntan si hablar les hará sentir más dolor. Esto está bien,
siempre y cuando encuentres otras maneras de hacer frente a tu dolor.
Unas pocas personas canalizan su dolor involucrándose en actividades peligrosas y autodestructivas.
Hacer cosas como beber, drogarse o cortarse el cuerpo para escapar de la realidad de una pérdida
puede aplacar el dolor, pero la sensación es únicamente temporal. La persona no está realmente
enfrentando el dolor; simplemente lo está enmascarando, lo que hace que esos sentimientos se
acumulen en el interior, prolongando el duelo.

Si el dolor parece empeorar, si sientes deseos de lastimarte a ti mismo o tienes pensamientos suicidas,
habla con alguien en quien confíes y dile cómo te sientes.

Qué esperar
Puede parecer imposible recuperarse después de perder a un ser querido. Pero la aflicción mejora
gradualmente y se vuelve menos intensa con el tiempo. Tal vez, saber algunas de las cosas que puedes
esperar durante el proceso de duelo pueda ayudarte a superar el dolor.
Los primeros días después de la muerte de una persona pueden ser intensos, la gente puede
expresar emociones fuertes, tal vez llorar o consolarse mutuamente y reunirse para expresar su apoyo y
sus condolencias a quienes se ven más afectados por la pérdida.

La familia y los amigos suelen participar en rituales que pueden ser parte de su religión, su cultura, su
comunidad o de sus tradiciones familiares (como servicios religiosos, velorios o funerales). Estas
actividades pueden ayudar a la gente a superar los primeros días posteriores a la muerte y a honrar a la
persona que murió. La gente puede pasar algún tiempo reunida conversando y compartiendo recuerdos
de la persona que falleció. Esto puede extenderse por días o semanas después de la pérdida,
cuando los amigos y la familia traen alimentos, envían tarjetas o pasan a visitarte.

Muchas veces, la gente muestra sus emociones en este período. Pero, en ocasiones, una persona
puede estar tan sorprendida o superada por la muerte que no demuestra las emociones en forma
inmediata, aun cuando la pérdida sea muy terrible. Por ejemplo, los amigos de Joey creían que él iba
a estar realmente triste en el funeral de su mamá, y los sorprendió verlo sonreír y hablar con la gente
como si no hubiera pasado nada. Cuando le preguntaron a Joey, él dijo que ver a sus amigos en el
funeral lo alegró porque le recordó que algunas cosas continuarían siendo iguales. Joey pudo llorar y
hablar sobre sus sentimientos cuando estuvo solo con su papá después del funeral.

En algunos casos, cuando terminan los rituales asociados con el duelo, la gente puede sentir que deberí
an haber "superado" la pérdida porque todo parece haber vuelto a la normalidad. Cuando la gente que
está de duelo regresa a sus actividades normales, puede resultarle difícil entregarse de lleno a las
tareas de todos los días. Muchas personas vuelven a realizar sus tareas normales después de unos
pocos días o de una semana. Pero si bien pueden no hablar tanto de su pérdida, el proceso de duelo
continúa.
Es natural continuar teniendo sentimientos y preguntas durante un tiempo después de la muerte de una
persona. También es natural comenzar a sentirse un poco mejor. Depende mucho de la manera en que
la pérdida afecte tu vida. Está bien estar afligido durante días, semanas, o incluso más tiempo,
dependiendo de cuán cercana era la persona fallecida.
No importa cómo elijas pasar tu duelo, no existe una manera correcta de hacerlo. El proceso de duelo es
gradual y dura más en algunas personas que en otras. Puede haber momentos en los que pienses que
nunca disfrutarás de la vida de la misma manera, pero ésta es una reacción natural después de una
pérdida.

Cuidarte a ti mismo

La pérdida de un ser querido puede ser estresante. Cuidarte a ti mismo en cosas pequeñas, pero
importantes, puede ayudarte a enfrentarla. Aquí hay algunas cosas que quizá te ayuden:

• Recuerda que la aflicción es una emoción normal. Debes saber que la aflicción puede desaparecer
(y va a desaparecer)
• Participa en los rituales. Los servicios religiosos, los funerales y otras tradiciones ayudan a la gente a
superar los primeros días y a honrar a la persona que falleció.
• Reúnete con otros. Incluso las reuniones informales de familiares y amigos brindan una sensación
de apoyo y ayudan a la gente a no sentirse tan aislada durante los primeros días y semanas del duelo.
• Cuando puedas, habla de ello. A algunas personas las ayuda contar la historia de su pérdida o
hablar de sus sentimientos. En ocasiones, una persona no tiene deseos de hablar. Eso también está
bien. Nadie debe sentirse presionado a hablar.
• Exprésate. Aun cuando no sientas deseos de hablar, encuentra maneras de expresar tus emociones
y tus pensamientos. Comienza a escribir un diario sobre los recuerdos que tienes de la persona que
perdiste y de cómo te sientes desde la pérdida. O escribe una canción, un poema o un tributo a la
persona que falleció. Puedes hacerlo de manera privada o compartirlo con otros.
• Haz ejercicio. El ejercicio puede cambiar tu humor. Puede resultar difícil sentirse motivado; por lo
tanto, modifica tu rutina normal si es necesario.
• Aliméntate bien. Seguramente tengas deseos de saltear comidas o quizá no tengas hambre, pero tu
cuerpo necesita comida nutritiva.
• Únete a un grupo de apoyo. Si consideras que puede interesarte concurrir a un grupo de apoyo,
pregúntale a un adulto o a un consejero escolar cómo unirte a uno. Lo que debes recordar es que no
tienes por qué estar sólo con tus sentimientos o tu dolor.
• Expresa y libera tus emociones. Si tienes deseos de llorar, no te reprimas. No te preocupes si
escuchar determinadas canciones o realizar algunas actividades resulta doloroso porque te trae
recuerdos de la persona que perdiste. Esto es normal. Después de un tiempo, será menos doloroso.
• Crea un memorial o un tributo. Planta un árbol o una planta, o recuerda a la persona con algo
saludable, como participar en una maratón o caminata a beneficio (por ejemplo, una carrera por el cáncer
de mama) en honor del ser amado.

Conseguir ayuda para un duelo intenso

Si tu dolor no disminuye después de un tiempo de la muerte del ser amado, es posible que desees
recibir ayuda. Si el duelo se transformó en depresión, es muy importante que se lo digas a alguien.
¿Cómo saber si el duelo está durando demasiado tiempo? Éstas son algunas de las señales:

• Has estado de duelo durante 4 meses o más y no te sientes mejor.
• Te sientes deprimido.
• Tu dolor es tan intenso que sientes que no puedes continuar con tus actividades habituales.
• Tu dolor está afectando tu capacidad para concentrarte, dormir, comer o socializar como lo hacías
normalmente.
• Sientes que no puedes continuar viviendo después de la pérdida, o piensas en el suicidio, la
muerte o en lastimarte a ti mismo.

En cierta medida, es natural que una pérdida haga que las personas piensen en la muerte. Pero si la
pérdida ha hecho que pienses en el suicidio o en lastimarte a ti mismo de alguna manera, o si sientes
que no puedes continuar viviendo después de tu pérdida, es importante que se lo digas a alguien de
inmediato.
La ayuda de un terapeuta profesional puede serte útil, porque te permite hablar de tu pérdida y expresar
sentimientos intensos. Muchos consejeros se especializan en trabajar con adolescentes que están
luchando contra la pérdida de un ser querido y la depresión. Si te gustaría hablar con un terapeuta y no
estás seguro por dónde empezar, pregúntale a un adulto o a un consejero escolar. Tu médico
también puede recomendarte a alguien.

¿Alguna vez lo superaré?

Los amigos y familiares bien intencionados pueden decirle a una persona que está de duelo que necesita
"seguir adelante" después de una pérdida. Lamentablemente, este tipo de consejo puede hacer que
las personas duden en hablar de su dolor, o que sientan que están haciendo un mal duelo o uno
demasiado prolongado, o que no son normales. Cada persona necesita su propio tiempo para encontrar
alivio. La manera en que hagan el duelo de una pérdida en particular y el tiempo que les llevará es muy
personal.
Sin embargo, es importante que las personas que están atravesando un duelo no pierdan las ganas de
vivir. Si no te gusta la idea de seguir adelante, tal vez la idea de "continuar" te parezca más adecuada. A
veces, puede ayudarte recordarte a ti mismo continuar haciendo todo lo que puedas por el momento. Si
estás triste, permítete experimentar tus sentimientos e intenta no escaparte de tus emociones. Pero
continúa haciendo cosas que normalmente harías, como estar con amigos, ocuparte de tu mascota,
practicar ejercicio o hacer tus tareas escolares.

Seguir adelante y aliviar la aflicción del duelo no significa olvidarse de la persona que has perdido. Volver
a disfrutar de la vida no significa dejar de extrañar a esa persona. Y cuánto tiempo pasará hasta que
comiences a sentirte mejor no es una medida de cuánto amabas a esa persona. Con el tiempo, gracias
al cariñoso apoyo de la familia y los amigos, y a tus propias acciones positivas, descubrirás maneras de
enfrentar hasta la peor de las pérdidas.

Contribuciones por: D'Arcy Lyness, PhD

Copyright ©  AMBIENTE MAGAZINE.   Do not reproduce without citing this source.